Historia

El Preuniversitario Social Ingeniería UC nace el año 2002 gracias a la iniciativa de un grupo de alumnos de la Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile, bajo el alero del Centro de Alumnos de dicha Escuela y como una forma de dar respuesta a la desigualdad de oportunidades existente para ingresar a la educación superior en nuestro país.

El primer año de funcionamiento del Preuniversitario, se estableció una alianza estratégica con el Complejo Educacional Esperanza de la comuna de Macul dándose en ese entonces clases únicamente a los alumnos de ese colegio, en sus mismas dependencias y solamente para preparar las Pruebas de Aptitud Académica (PAA) de Matemáticas y específica de Matemáticas. A partir del año siguiente y con la ayuda de alumnos de otras carreras de la UC se empezaron a dar las clases en el Campus San Joaquín incorporándose clases de preparación para la PAA Verbal e invitándose a alumnos de diversos colegios.

Así se fue ampliando la acción del Preuniversitario, preparando a alumnos provenientes de una gran cantidad de establecimientos educacionales ubicados en diversas comunas de Santiago. Esto para las, originalmente, 4 pruebas de la PSU: Matemáticas, Lenguaje, Ciencias e Historia. Y el 2018, incluimos una sección de Técnicos para alumnos que rendirían esta nueva prueba.

El 2020, con el fin de la PSU y la llegada del coronavirus a Chile, fue un año de grandes cambios. Nuestros profesores, siempre voluntarios, están pendientes de los nuevos contenidos y el nuevo formato de la prueba, y generan nuevo material para apoyar a los alumnos en su aprendizaje; y nuestras clases han migrado a un formato online mientras dure la pandemia. Pero siempre mantenemos nuestro foco en que aquellos alumnos que se han esforzado durante su paso por el colegio, que tienen interés en seguir estudiando y que no pueden financiar un preuniversitario comercial, puedan enfrentarse de la mejor forma posible a la PTU, entregándoles los conocimientos y las habilidades necesarias para ello.

Con el pasar de los años, este proyecto que partió con solo unos pocos alumnos, se ha ido perfeccionando y ha ido creciendo en un constante esfuerzo por mejorar la calidad de la educación en Chile. Hoy podemos decir orgullosamente que ayudamos a más de 130 jóvenes todos los años, llegando muchos de ellos a ser alumnos de las mejores universidades del país.